Manual 36. Gasometría arterial

Portada: 
Body: 

MANUAL SEPAR DE PROCEDIMIENTOS 36. GASOMETRÍA ARTERIAL

La gasometría arterial es la prueba que con mayor rapidez y eficacia nos informa del estado global de la función de la respiración, esto es, del aporte de oxígeno al organismo y la eliminación del anhídrido carbónico del mismo.

La punción arterial es la forma más habitual de obtener la muestra de sangre necesaria para realizar la gasometría arterial. Su realización es muy habitual en los servicios de neumología y urgencias.

El procedimiento para obtener la muestra de sangre arterial está perfectamente definido y es seguido mayoritariamente.
La bibliografía más reciente y todas las Sociedades científicas recomiendan el uso de anestesia local al realizar la técnica de punción arterial, ya que es percibida por el paciente como muy dolorosa.

En la actualidad, con los fármacos disponibles a nuestro alcance y la alta cualificación de nuestro personal de enfermería, no está justificada la realización de esta técnica sin tener en cuenta algo tan importante como es el dolor del paciente. 

Se hace necesario elaborar e implantar protocolos que normalicen el procedimiento de realización de esta técnica, a fin de proteger tanto al paciente, al que se evita un dolor innecesario, como al profesional de enfermería, que se ve amparado por un documento legal, de obligado cumplimiento, que recoge el uso de la anestesia de manera habitual y protocolizada, mejora la aceptación de la realización de esta técnica, que pasa de ser una mera recomendación a una obligación
recogida en un protocolo, y salva el requisito de la prescripción médica para la utilización del anestésico.

El objeto de este manual es, continuando la línea de la recomendación de la Normativa SEPAR de 1998 y la recogida en el Manual SEPAR de Procedimientos de 2002, ofrecer un procedimiento actualizado y fundamentado en la evidencia científica que sirva de base para la elaboración de protocolos y normas de procedimiento en los centros sanitarios y, por qué no, de estudios que profundicen en la percepción del dolor de los pacientes y en cómo este dolor modifica los resultados de la prueba de forma negativa, falseando así los resultados y haciendo menos fiable la interpretación de los mismos. Esperamos que sea de utilidad y que, entre todos, consigamos mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes, en este caso, mejorando la técnica para evitar dolor.