Pilar Rivera. Mont Sinai Hospital

  • Posted on: 15 June 2020
  • By: tomas
imagen: 

BLOG DE ROTACIONES EXTERNAS DE SEPAR JOVEN

Nombre: Pilar Rivera Ortega
Destino de rotación: Mount Sinai Hospital, Nueva York (Octubre-Diciembre 2014)

En mi programa de formación MIR de Neumología en la Clínica Universidad de Navarra (CUN), tuve la posibilidad de realizar una rotación externa en el 4to año. Para ser sincera, mi rotación fue solicitada con un año de antelación y estaba aprobada para ir al Brigham and Women's Hospital en Boston. Sin embargo, hubo un cambio de planes porque el jefe de la unidad (supervisor de mi rotación externa) se jubiló unos meses antes, lo que causó algunas complicaciones logísticas que obligaban a cambiar de destino. Mi tutor de residentes (Dr. J.P. de Torres) me sugirió ir al Departamento de Salud Pública / Programa de Educación en Investigación Clínica del Mount Sinai Hospital para mejorar mis conocimientos de metodología de investigación, manejo de bases de datos y procesamiento estadístico de estudios de EPOC y cáncer de pulmón.  Gracias a que mi tutor conocía personalmente al Dr. J. Wisnivesky y habían colaborado en trabajos de investigación y publicaciones científicas con anterioridad, me fue relativamente sencillo obtener una carta de aprobación de la rotación externa en calidad de “observadora”, considerando la presión del tiempo que existía. Solicité una visa ESTA (trámite que se realiza online y la vigencia es por dos años) y logré realizar mi rotación en el periodo planeado (octubre – diciembre 2014). 

Mi actividad diaria fue cambiando gradualmente, desde aprender a usar paquetes estadísticos que nunca había usado hasta ese momento (STATA, RStudio),  depurar bases de datos, procesar los datos y realizar una redacción preliminar del artículo científico. 

Como mi rotación no incluía ninguna actividad clínica de neumología o medicina interna, me inscribí a varios cursos/ talleres del Icahn School of Medicine at Mount Sinai que me fueron muy útiles. Al ser rotante externa del hospital, la mayoría de los cursos eran gratuitos y todos otorgaban un certificado con créditos académicos.

Esta rotación me aportó muchas cosas positivas tanto en lo profesional, como en lo personal. Desde luego recomendaría la experiencia. Profesionalmente hablando, fui testigo de mi propio crecimiento desde el punto de vista estadístico y de manejo de base de datos bajo una asesoría experta. 

Fue bastante duro empezar casi desde cero, y más si me comparo con los otros rotantes o “fellows” que estaban en el programa de formación del hospital. Sin embargo, sugiero no desanimarse porque nadie nace sabiendo y camino se hace al andar. Personalmente fue increíble vivir en Manhattan, una gran metrópoli con increíbles lugares para conocer. Siempre fue mi sueño ir a Nueva York, pero reconozco que fue a su vez un desafío económico pagar una habitación de alquiler en Manhattan y continuar con la renta del piso en Pamplona. Fui afortunada al tener ayuda económica adicional del Servicio de Neumología de la CUN cuando regresé de la rotación.

Aconsejo que se solicite con anticipación la rotación externa, que se trate de conseguir un contacto estratégico entre el supervisor del centro de destino y vuestro hospital de origen para mantener comunicación periódica y ver todo lo que se quiera realizar. Siguiendo las normas de la institución, arriesgarse a hacer actividades adicionales, sobre todo aquellas que no se tengan dentro de su formación MIR.